miércoles, 20 de mayo de 2020

EL MUNDO EN MI CORAZÓN...


Siento el latido del mundo en mi corazón.
Mis brazos, grises rascacielos,
se elevan, anhelan y apuntan el misterio.
 Un tren supersónico silva por mis venas
y un susurro de gentes variopintas
jalean y se citan en mi pecho.

Miles de ventanas se abren por mi piel,
alumbran pupilas y notas, que extienden
horizontes con vocación de infinitud.
Un mar de tristezas ahoga mi garganta
y exhalo un suspiro de sueños,
que buscan la alegría del alba
en grito de luz.

Mi corazón abraza el latido del mundo.
Mis brazos, dorados rasca-soles,
se descubren como parte del misterio.
El tren y sus gentes son la armonía,
que da sentido a mis venas
y al latir de mi pecho.

Miles de rosas en las ventanas de mi piel
tienden lienzos de esperanza,
que pintan arco iris en las caras del tiempo.
Se abre mi garganta, al horizonte, en bandada
y el suspiro es palabra libre, alegre,
como gaviota al viento.

Y al mismo tiempo, que siento el mundo
en mi corazón...¿qué ocurre?
¡Se abre en mi mente el universo!

Imagen de Google
Madrid 20-mayo-2020
M.Jesús Muñoz

26 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Queridos amigos desde que mis hijos se fueron, a Alemania y Australia, el mundo se convirtió para mi en un pañuelo. Ahora que vivimos todos esta tremenda circunstancia lo siento con más intensidad. El mundo habita en cada uno de nosotros, sin duda.
Espero que todos estéis bien y pronto superemos esta etapa.
Os dejo mi abrazo de amapolas y trigales manchegos.

Patricia K dijo...

Es un hermoso cuadro que busca la luz y nos alumbra al mismo tiempo.
Muy bonito amiga.
Abrazos.

mariarosa dijo...


Estamos juntos en la lucha contra un enemigo que nos espera en cada esquina. Tu cuerpo es el mundo y tu corazón late por la angustía de saber a tus hijos lejos.
Fuerza, un abrazo.

Meulen dijo...

Tal cual lo dices y sientes estimada...así debería ser con cada uno de nosotros, que más de las veces imbuidos en nuestros afanes personales nos dejamos vencer rápidamente, sin darnos cuenta que tenemos un mundo maravilloso donde instalarnos en ese abrazo grande y profundo que se conecta con todo y con todos, claro que los que vivimos lejos de nuestros amores comprendemos un poquitín mejor todo ello, pero de a poco es bueno abrir esas ventanas y puertas y en el efluvio de la vida sentirnos plenamente conectados a lo que importa y prevalece , el amor dador de vida!

Te dejo un gran abrazo.

Tracy dijo...

Muchas gracias por tu entrada de hoy, me ha parecido un canto a la esperanza, después de esa descripción de los sentimientos de tristeza que en este confinamiento que es el denominador común de nuestra vida.
Te quiero amiga

Francisco Espada dijo...

"Un susurro de gentes variopintas / jalean y se citan en mi pecho." Se hace necesario que esa puerta que abres, esa vía de escape a esta situación que nos atenaza, se convierta en la apertura y de mente y la de todos hacia un nuevo universo donde poder vivir en paz respetándonos unos a otros, al tiempo que a todo lo creado. Estas son las iniciativas que necesitamos y no una terca oposición a las medidas adoptadas por quienes pretenden preservarnos la vida.
Mi felicitación por tu poema y un fuerte abrazo.

Ester dijo...

A todos nos afecta, entiendo que las distancias en tu caso son un agravante pero tengo una hija al lado de mi casa y la otra a seis kilómetros, las dos estan igual de alejadas porque no las puedo ver. Tu poesia tiene una alivio una luz que nos da esperanza. Abrazos

Juan L. Trujillo dijo...

Una verdadera lección de vida y esperanza la que nos ofreces con ese impresionante poema.
Gracias y un beso.

Carmen Silza dijo...

Todos somos uno María Jesús, todos sentimos ese latido en nuestro corazón, estoy convencida de que cuando nos vayamos, seguiremos latiendo en otro corazón, y sentiremos que siempre hemos estado en este mundo, porque todos somos uno.
Muy bello sentir como siempre amiga poeta.
Un placer leerte siempre.
Feliz tarde.
Un abrazo

María Dorada dijo...

Pero qué hermosísimo tu poema, es precioso lo que has dicho que sientes el latido del mundo en tu corazón, qué hermosa expresión, es inmensa, abrazando al horizonte, a sus gentes, a todos, tus palabras alumbran de amor al mundo entero, me parece un poema de lo más amoroso y generoso, mi querida amiga, me ha encantado.

Espero que estés bien al igual que toda tu familia.

Un abrazo enorme con todo mi cariño.

Rebeca Gonzalo dijo...

Este es para mí, uno de tus mejores poemas, M. Jesús. Hay imágenes maravillosas en cada una de esas metáforas que aparecen en sus versos. Simplemente: formmidable. ¡Enhorabuena!

Por si te apetece en mi blog organizo un reto mensual de escritura creativa. Serías muy bienvenida a él si te decidieras a participar.

Un abrazo enorme.

Rafael dijo...

Hay un mundo precioso en ese corazón que nos deja estos versos...
Un abrazo.

Margarita HP dijo...

Que preciosidaaaad. Abrir el corazón y la mente en un compás precioso. Me ha encantado cariño. Besos :D

Ani dijo...

Tu entrada de hoy me parece un canto a la vida llena de color y esperanza... Precioso latido que se siente y sentimos la mayoría,.. los humanos somos fuertes por naturaleza y esto no se puede cargar a medio mundo.
Abrazos cariñosos en esta noche primaveral.

dijo...

Maria Jesús,sé que tus hijos no están en España:Imagino el trago tan malo que estarás pasando sólo de pensar en ellos.
EL poema te ha salido de ese alma tan poderosa y tierna que tienes
Yo deseo que ellos se comuniquen contigo de alguna manera y les deseo lo mejor.Seguro que están bien!!
Entiendo que a pesar de todo...tu preocupación sea intensa
Los hijos...
Besucos corazón.Piensa en lo mejor
Recemos por todos

chema dijo...

hola mªjesús, espero que tus hijos se encuentren bien y que puedan regresar más pronto que tarde. como dices, el mundo es pequeño, y hay más cosas que nos unen a todos de las que nos separan. ojalá aprendemos eso cuando pase la pandemia...
muy bello poema. abrazos!

Mª Jesús Muñoz dijo...

Gó, gracias por tus deseos, amiga. Mis hijos están bien, hablo todos los días con ellos. En Alemania y en Australia han conseguido controlar el virus y no tienen medidas restrictivas como nosotros. Me preocupa el mundo, la economía de los pobres, el dolor de las familias y la falta de valores de los lideres, que ahora deben ser solidarios con los pueblos del mundo.
Mi abrazo para ti y para todos.

Paula Cruz Roggero dijo...

Hola, me gustó mucho tu poema, me quedo en tu blog siguiéndote.

Besos al alma y buen descanso.

Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche dijo...

Que se abran las puertas y las ventanas del corazón y que abracemos al mundo con una nueva ilusión.

Abrazos.

soco luis fernandez dijo...


Un abrazo grande, que te envuelva entera. Por la Vida.

Patricia Palleres dijo...

Hola querida Ma Jesús
Este poema es una joya preciosa, la manifestación del verdadero poeta y su vínculo indisoluble con su casa: "el mundo"

Un abrazo con mucho cariño, Pat

Ginebra Blonde dijo...

Somos ese todo que nos habita… Ese mundo con su cielo y su tierra, sus devenires, sus vivencias… Y somos esa voz que no perece ni aun con las adversidades, sino que resurge, una y otra vez de sus cenizas, abriendo ventanas y puertas para abrazar este mundo, esta tierra que nos contempla tras los muros de piedra, incitándonos a volar… volar nuevamente en libertad más allá de fronteras, y junto a aquellos a los que amamos más allá de espacios y tiempos…

Maravillosamente inspirador, preciosa amiga… Un verdadero placer leerte…

Abrazos y cariños, y muy feliz finde 💙

Ceciely dijo...

Es que tú, Ma Jesús, eres la persona que siente y evoca a todos los seres del planeta y, a la vez, tienes vocación de infinitud. Es un poema majestuoso, te entregas al universo en sus elementos vitales. Te lanzas al vacío de lo inesperado, con la certeza de que la fe, la esperanza y el Amor, abrirán sus alas para acogerte como "libre gaviota al viento". Abrir la mente al Universo... es sentirse humano y divino, a la vez.
Espléndido poema!!! Abrazo cósmico, amiga poeta

Siby dijo...



Muy hermoso, no hay que perder las esperanzas
y resurgir como el ave fenix, lo lograremos.

Besitos dulces
Siby

Volarela dijo...

La gota en el mar y el mar en la gota...
Todos somos uno y no creo que quede una alegría o sufrimiento que no se trasmita por las autopistas de la vida a todo ser viviente.
Precioso este texto de comunión y de asimilación del dolor en alegría y esperanza.

Un abrazo de mares azules y vencejos negros

Maite dijo...

Gran poema, Mª Jesús.
Qué lejos están tus hijos, espero que se encuentren bien. Y entiendo tus versos, la verdad es que has dejado una gran ventana abierta.
Besos y abrazos