miércoles, 1 de diciembre de 2010

AL TRASLUZ DEL RELÁMPAGO...


El


cielo


nos


desarma...!!

................................................................

Danza inefable el viento

llamando a filas...

Se posicionan los grises,

claros y oscuros,

en retaguardia

y avanzadilla.

.....................................

Un grito anuncia el choque

de lanzas frías,

que al caer

rompen el suelo

con cantos y redobles

de agonía...!

................................

Mientras se calan sus huesos,

sorprendida la tierra

aguanta, calla

y suspira...

Y el silencio arropa

su dignidad,

que atento el relámpago

mira...!

.................................

Y en rito de guerra,

el cielo desarma

egoísmos e injusticias.

Ya va regando la paz

sobre nacientes semillas...!
...................................
Madrid-1-diciembre-2010
M.Jesús Muñoz

39 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Queridos amigos,los relámpagos siempre me impresionaron,me hicieron pensar.Ellos junto a los truenos y la lluvia golpean la conciencia humana,desarman el orgullo y nos preparan para recibir la lluvia de paz... con humildad.
Os dejo mi gratitud y mi abrazo.
M.Jesús

María dijo...

María Jesús:

Los relámpagos la verdad es que asustan, es como si el cielo temblara, gritara o protestara, y a la vez, derramara lágrimas cuando llueve.

Escribiste unos lindos versos, hasta los relámpagos te inspiraron querida amiga.

Muchas felicidades por tu buen saber escribir poemas.

Un beso muy grande.

Charo Bustos Cruz dijo...

Me sucede exactamente lo que a ti, Maje...
Qué bien te ha quedado, gracias por compartirlo.

Saludos cordiales

_Charo Bustos Cruz_

María Bote dijo...

Qué bello mensaje el de tus preciosos versos, amiga.
Preciosas también las fotos y sus protagonistas.
Siempre es un gozo visitarte.
Besos. María

Pluma Roja dijo...

Queridísima Majecarmu, como verás no pude aguantar el deseo de publicar y lo hice, vengo a visitarte y deleitarme con tus versos.

verdaderos mensajes. Algo pasa en el globo, si no hay relámpagos hay vientos fuertes o un calor espantoso. Que Dios nos guarde.

Te dejo besos y un fuerte abrazo.

SIL dijo...

Se posicionan los grises,//

Esa línea es mágica.
Pero después de la batalla celeste, arriba la paz.

El poema es maravilloso.

Un abrazo inmenso

SIL

MariluzGH dijo...

Mi querida M.Jesús, te confieso que me fascinan los relampagos, me encanta pegar la frente al cristal para disfrutar su magnífica fuerza y... ¿sabes? tú has descrito exactamente mis sentimientos cuando los veo, con la delicadeza y maestría que te caracteriza.

Mi abrazo admirado, querida amiga

Galeote dijo...

Ese fantasma inmenso, impetuoso y lleno de fuerza, que nos atrapa siempre y que da temor al más valiente. Magnífico fenómeno natural que cada vez que habla, enseña, manda y ordena. No hay más que observarle, para saber cuánta e insignificante es nuestra presencia a su lado y a las leyes que rige la naturaleza.

Precioso poema María, un fuerte abrazo.

Luz del Alma dijo...

Gracias Ma.Jesús, hermoso lo publicado. Qué maravilla la naturaleza que se nos impone.
Abrazo de luz, Mirta

TriniReina dijo...

El concierto de los elemantos nunca suena tan bien como en otoño-invierno. Bueno, rectifico, sí, suena aún más hermosamente, en tu poema.

Besos

Patricia dijo...

A mi tambien me impresionan los relampagos amiga! hoy tus versos me recordaron la calma lluvia y la paz al admirar sus gotas en las ojas...Bienvenida al mundo bloguero de retorno!!!
besos (ya te estaba extranyando)

Silvia Meishi dijo...

Mª Jesús, es un bellísimo poema con mucha fuerza. A mi también me impresionan los relámpagos, creo que su potencia nos aturde y nos deslumbra. Me hace pensar en lo fuerte que es la naturaleza.

Un abrazo

Sidrina dijo...

A mi me gustan verlos a través del cristal. Siempre me han asustado mucho. Un bso.

Pasto dijo...

Tu entrada me trajo a la memoria la infancia de mi hijo. Mirábamos desde la ventana "los llamaderos de viento" y los rayos dibujando contraluces entre los olivos del patio. Intenté apagar sus temores explicándole que los pararrayos de los edificios altos y, sobre todo, el instalado en el faro más alto de España, nos protegían de su furia.
Un rayo analfabeto se encargó de destrozar mi confianza en los pararrayos y de minar la fe ciega que mi hijo me profesaba. Entró en mi casa por la antena de la tele,sin permiso ni compasión, para desahogarse derritiendo electrodomésticos y carbonizando las cajitas de la luz.El aire se tornó rojo, luego anaranjado. Palpé a mi hijo, me palpé...
-Ojú, papá.
***
Disculpa que me haya enrollado... Muy buena entrada.
Le he cogido respeto a los rayos

MAR SOLANA dijo...

Las tormentas siempre me han producido una gran veneración, respeto y entusiasmo a partes iguales y desde que era muy pequeña. En mi casa corrían a esconderse y yo corría a abrir los visillos para ver la "furia" del cielo...

Pensaba o intuía que allá arriba una corte de angelitos discutían muy enfadados por algo que yo ignoraba, al final, acababan llorando y la tierra se llenaba de sus benditas lágrimas.

Ahora, me gusta intuir como las energías aéreas y etéreas entrechocan sus prioridades y le roban protagonismo al sol... y lo que más me gusta es la magia que inunda la tierra y los corazones después de una tormenta, todo se anega de calma, todo se refresca, aunque los prolegómenos hayan sido duros y nos hayan causado desazón.

¡Fíjate lo que me inspiran tus versos!!

;DD

Un enorme beso, amiga.

carmen dijo...

Las tormentas siempre tiene ruído, y casi siempre una luz relampagueante, eléctrica, que si nos pilla al descubierto nos fulmina...
Las tormentas de la vida son parecidas. Una luz en medio del ruído que sólo ilumina unos instantes, porque falta calma.
Pero se ve que la tensión acumulada tiene que acabar en tormenta. Y hay que estar preparados...

Un beso muy grande

Javier dijo...

"Y el silencio arropa
su dignidad" Me ha encantado esta frase.... Cualquier día te la robo y no te pago copyright.
Sí, la dignidad del silencio, hace pensar, me has hecho pensar.


Saludos.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Vengo del blog de mi amigo Pasto, hacerte una visita, y me encontrado tu casa llena de rayos, truenos y relampagos, nunca me gustaron la tormentas y la lluvia me poner triste y me deprime, un saludo volveré.

Adriana Alba dijo...

El Cielo desarma....

Y que fantásticamente lo has descripto M. Jesús!

Como las tormentas emocionales, la naturaleza nos regala la manifestación perfecta.

"Como es arriba es abajo", "Como es adentro es afuera", una vez más las Leyes Universales guiaron tu pluma!!


Bellísimo, un fuerte abrazo.

Tita la mas bonita dijo...

Lo dicho, me quedo muda, sin palabras, ante tanta certeza, realidad, lírica, expresión sublime de los sentimientos!

Un Besito Marino

elisa...lichazul dijo...

cuanta potencia existe en los relámpagos
alguien me dijo cuando era nena
que los relampagos eran la firma de Dios
y hasta hoy lo creo
y confío en su presencia constante

Un abrazo para ti grande , muchas gracia spor compartir un tiempo en mi rincón, la oración salió desde la voz que va más allá de la mía
es lo que escucho en mi interior cada vez que estoy en sombras.

besitos de luz
feliz jueves

Jorge Torres Daudet dijo...

´Guerra y paz, se podría llamar perfectamente este poema, a mi modo de ver, pues qué mejor señal de paz que la sementera.
Ojalá fueran así todas la guerras pues, aunque alguna vida se han cobrado las tormentas, -si bien últimamente parecen más salvajes y cruentas-
nada que ver con las que propiciamos los hombres, los seres más crueles de la tierra.
Muy bello, María Jesús.
Besos.

caracola dijo...

¡¡Que maravilla, amiga!!

"El cielo nos desarma" con ese estruendo de luz y fuerza que prepara el alma para la lluvia que germina la semilla de paz.

Siempre me han atraido los truenos y relampagos que rubrican el cielo, presagiando la tormenta que nos cala en un baño de humildad, ante la grandeza de la naturaleza. Pero jamás hubiera imaginado, una manera tan bella como tus versos, para definir este milagro.

Derrochas arte y sensibilidad, Mª Jesús.

Pronto vuelvo. Mientras tanto, te dejo un montón de abrazos.

Victoriana Díaz dijo...

Bello poema a la naturaleza amiga. A mí siempre las tormentas me dieron respeto rozando el miedo. Los relampagos y los truenos extremecen hasta el alma.
La lluvia cantarína nuestro preciado bien; nos dá esa paz que todos necesitamos.
Mi felicitación por tan extraordinario post.
Un beso

Pepe dijo...

Mi querida amiga, entre la lectura de este poema tuyo, con ese ritmo y esa cadencia... y el halago a las palabras de mi soldador has conseguido que merezca la pena calarse hasta los huesos durante una tormenta como la que describes.

Gracias, amiga, por tu poema y por tus palabras.

Unabrazo.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Mientras cae el agua, de ese cielo desgarrado, roto en mil pedazos a veces por tanto dolor de ver todo lo que esta pasando. Bendita el agua que riega los prados, los campos, que hace nacer los ríos, los manantiales, agua que corre para limpiar las almas. Bello poema, el rayo desgarra el cielo, pero a veces se escapa alguna chispa y es entonces cuando nos llega, nos toca y nos destruye.
Mientras te mando un montón de besos.

BEATRIZ dijo...

Algo de la humildad ha de caer del cielo María de Jesús, el resto es nuestra tarea.
También me aterran los relámpagos entre maravillarme y horrorizarme como la belleza verdadera.
Saludos

Liliana G. dijo...

Poderosos tus versos, con el arrollador impulso de las tormentas y la acariciante dulzura de las gotas que atienden al sediento dándole vida.
"Luego de la tormenta viene la calma", ¿cómo no ha de venir si la naturaleza es sabia y nos lo recuerda a cada instante?
En calma, en paz y con el corazón rebosante... así me quedo luego de leer tu poema :)

Hermoso María Jesús, letras que se impulsan por sí mismas.

Un beso enorme, querida amiga.

P.D.: Las fotos de Munich son preciosaaaas.

Mª del Carmen G. Segalés dijo...

Muy bellos versos de tormenta divina. Al igual que en la naturaleza, en nuestros corazones tambiém relampaguean las tormentas de los sentimientos.
Un beso M. Jesús

mariarosa dijo...

Un ejercito de truenos , la tormenta avanza, grita, ataca y luego lentamente la lluvia es es reina y señora.

Una belleza.

mariarosa

Sneyder Caty dijo...

Precioso poema María Jesús, has descrito la tormenta con la fuerza impresionante del estallido del trueno. Es algo que me fascina el mirar en la noche la fuerza de la tormenta acompañada de relámpagos, para después bajo la lluvia pasear bajo el paraguas cuando la tierra suspira y nos inunda con su olor…de igual manera es la vida, orgullo, egoísmo, humildad, amor rompiendo entre marejadas para llegar a la paz.

Un fuerte abrazo amiga

Juan Sin Nombre dijo...

Hola María Jesús, me dio mucho gusto el embrollo que se generó, gracias a él Lili y yo terminamos hablando de tu obra y de tu gran sensibilidad. Es cierto, hemos compartido arte a la distancia, es decir, estuvimos unidos en él.
Mis felicitaciones por tu excelente espacio.

Un beso.

Prudencio Hernández Jr dijo...

La grandeza del momento incomsurable para la pequeñez humana..nos enseña que los elementos se desatan..y nos dominan..no debemos luchar contra la naturaleza en ningun frente..debemos protegerla ella es fuente de nuestra energia..y solo busca el equilibrio..para darnos vida..
Saludos desde el sur

manu dijo...

Me gustó lo del “...rito de guerra, el cielo desarma egoísmos e injusticias.”

Esas tormentas te hacen pensar que se viene el fin del mundo o algo parecido , y cuando todo se calma, nos generan una sensación de paz que sería lindo continuar a toda hora en todo momento.

¡Un abrazo!

Olga i Carles dijo...

Los relampagos nos avisan.
Los truenos derraman justícia.
El cielo brilla y tiembla.
Esa la majestuosidad divina que hace despertar a los muiertos y a los dormidos.



Un abrazo.
Grácias.
Feliz fin de semana.

Marina-Emer dijo...

preciosa poesia el relampago ...es tal y como viene y esperamomos al relampago y los truenos..."Desede mis espigas del alma" deseo que estos dias que vienen de fiestas familiares y amigos te se presenten muy felices...
es un placer haberte saludado
un abrazo
Marina

victoria dijo...

Amiga,los relampagos siempre me han dado miedo parece que Dios está enfadado con todos nosotr@s
Espero que esa paz realmente brote en todo elmundo.
Besitos Victoria

Meulen dijo...

BUENO
EN MI PATRIA Y CREO EN MUCHAS PARTES SE DICE
QUE DESPUES DE LA TROMENTA LLEGA LA CALMA...

CLARO HAY QUE VER LA TORMENTA Y COMO SE SIENTE CUANDO SE TRNSFORMA FURIOSA ...DE ESAS HE VIVIDO MUCHAS POR MIS TIERRAS ...SIEMPRE DECIMOS QUE ESTAS CON RAYOS LLEGAN A ZONAS DONDE HAY ARBOLES MAS VIEJOS...POR LA ENERGIA ACUMULADA , ELLOS ACTUAN COMO VERDADEROS PARARAYOS Y NI TE CUENTO DE LAS CASAS CERCA DE ESTOS!

CLARO , LO MEJOR ES LA CALMA ...AUNQUE LA BELLEZA DE UNA TORMENTA ELECTRICA SIN DUDAS TIENE SUS PROPIOS BEMOLES...

SALUDOS ESTIMADA
QUE ESTES REGIO!

Belkis dijo...

A mi no me asustan los relámpagos, ni las tormentas, ni los truenos, más bien me inspiran. Me encanta quedarme en casa con un buen libro y con tiempo para la reflexión. Digo siempre que el otoño y el invierno me inspiran. Es otro ritmo. Mi hija sin embargo, les tiene terror y corre a cobijarse en mis brazos cuando ello ocurre.
Un poema estupendamente logrado María Jesús, como todos los que escribes. Nacen de un corazón puro y de un raciocinio insuperable.
Te dejo un abrazo muy fuerte