domingo, 24 de junio de 2018

EN EL FONDO DE LA VIDA...


En el fondo del camino
se columpia el tiempo,
trazando historias y destinos...
De la mano de la palabra
caminamos, persiguiendo
sueños y espejismos.

En el fondo de la esperanza
navega la fé, sorteando
la tempestad y la calma...
Ahí está la paciencia,
constante y lúcida,
equilibrando el alma.


En el fondo del paisaje
descansa la mano misteriosa,
que da vida al cuadro...
Entre luces y sombras,
viviendo y muriendo
ahí estamos.

En el fondo del poema
se escucha, cercana,
la armonía de las esferas...
El corazón del poeta
se pierde, admirado,
en la infinitud de la belleza.


En el fondo de la tarde,
entre el gorgeo y la flor,
duerme la paz de la ermita...
Del pasado al presente,
en un instante pleno,
despierta la niña.

En el fondo de la vida
late el amor
que eterniza el latido...
Mientras nos perdemos
entre el polvo
del orgullo y el olvido.


Paisajes de Corral de Almaguer(Toledo)
Madrid 24-junio-2018
M. Jesús Muñoz

jueves, 7 de junio de 2018

DE LA LUZ A LA HUMILDAD...


En las pupilas nace la luz,
en la luz se recrea el misterio,
en el misterio danza la infinitud,
en la infinitud se renueva la vida
y en la vida lates tú...!!


En la mente sueña la esperanza,
en la esperanza despierta el equilibrio,
en el equilibrio aletea la virtud,
en la virtud vuela la paz
y en la paz te elevas tú...!!


En el corazón germina la humildad,
en la humildad crece la gratitud,
en la gratitud florece el amor,
en el amor fructifica la sabiduría
y en la sabiduría te engrandeces tú...!!


Imagen de Google: Patios manchegos.
Madrid 7-junio-2018
M. Jesús Muñoz

sábado, 26 de mayo de 2018

SOLTAR PARA TENER...


Amaba mis raíces, mi casa y mi pueblo.
Al alejarme, lo mire en perspectiva,
 lo valore... y vuelvo de vez en cuando
 para renovarme en su regazo...
Allí dejé hermosas primaveras
e inolvidables veranos,
sentí la profundidad del otoño
y la sabiduría del invierno...
Ahora, cuando vuelvo a casa
encuentro a aquella niña
junto a las hojas del árbol
y los racimos de la parra.



Los traje a la vida, los tuve en mis manos...
Los solté para que jugaran,
para que estudiaran y tuvieran
su libertad y su vida.
Ahora su sentimiento retorna
cada noche a mis brazos...
Y cuando la soledad me prueba
mi fortaleza y mi calma,
sonrío y le digo:
Los solté para que ellos, libres,
sigan estando conmigo...


El tiempo se llevó a mis padres
y me levantó la cara 
para ganar y tener el cielo...
Se llevó a mis amigas a otras ciudades,
 desconcertada, sentí su vacío
y me quedé en silencio...
Pero no sospechaba que, la vida
me devolvería una bandada
de palomas en el tiempo:
son vuestras letras,
amistad, palabra y aliento...

Por eso agradecida, suelto
mis poemas al mundo
para que tengan piel y corazón
estando contigo y contigo...!!

Imagen de Google: Patios de Córdoba.
Madrid 25-mayo-2018
M.Jesús Muñoz

sábado, 12 de mayo de 2018

MI QUERIDO MAYO...


Mi querido mayo...
Eres niño, joven y viejo.
Con inocencia nos llevas a la magia del recreo,
donde jugamos con los números al escondite,
con las letras al veo, veo...
y con los ojos levantar el vuelo
para enfilar el horizonte
tras la bandada, que sueña
tocar el cielo...
Mientras margaritas, lilas 
y amapolas ríen frente al viento
y retan a la lluvia, a las nubes
y a la prisa del tiempo...

Jovial y apasionado nos miras retador...
extiendes un jardín de sueños
y nos dejas flores en el balcón.
Tocas guitarras de madrugada,
escribes mensajes en la esquina
y al atardecer una canción,
que es un beso del sol en la retina.
Mientras los árboles extienden
su concierto de trinos
y el alma descifra
las voces del cielo
en el camino...

Viejo, generoso y sabio...
Nos esperas en los bancos del parque
para contarnos legendarias historias...
En la barandilla del puente, mirando al río,
que salta osado entre las piedras...
En las viejas cepas de la vid, 
que esperan su ansiado fruto
 con paciencia y entrega...
Mientras, entrañable y sencilla,
paso a paso, camina la Virgen
de la ermita al pueblo
y te cuelas en las pupilas de la gente,
columpiándote en su sentimiento.

Mi querido mayo...
recargas mi mente de imaginación 
y mi corazón de sentires.
Soy niña, joven y vieja,
abro mis alas hacia Australia
y pinto junto a Sofía
el jardín, 
el balcón, 
la esquina 
y la canción,
que me hace tocar el cielo
e intuir a esa nueva niña,
Amaia, que en Múnich será
flor y mensaje de amor.



Imagen de Google: Paisaje manchego.
Madrid 12-mayo-2018
M.Jesús Muñoz



lunes, 23 de abril de 2018

PÁGINAS DE VIDA...


La luz tintinea en la ventana...
Se abre la memoria, que enciende
tu idea y tu sentimiento:
¡Empieza la vida!
Un constante revoloteo en el árbol
despierta las palomas de tu intuición,
que levantan el vuelo
trayéndote su voz y su presencia:
"Estoy aquí, contigo..."
El repiqueteo de su risa pinta las paredes
de color y un arco iris inunda
la estancia...
Suena el teléfono y su voz te recuerda
que no hay distancias, que seguís
unidos en sincronía por encima
del tiempo...

El tiempo se para cuando maúlla el gato
y el viento golpea los tejados,
mientras ruge  y amenaza el trueno.
Contienes el aliento y te escondes
en la quietud al sentir un quejido
lejano que parte el alma...
Llueve y estalla la tormenta,
el agua emprende su sinfonía
sabia y reflexiva, mientras tu humildad
hace sus piruetas tratando de bailar
al ritmo de la lluvia.
El silencio pone tu emoción en marcha
y recorres los rincones del misterio
en busca de respuestas y voces
que enmudecen...

Se oye una canción lejana, que abre
en sus brazos de cielo, palabras
de aliento...
Tu alma toca la magia inefable
de la infinitud y surge su armonía
en tus adentros...
En ese instante sientes que se unen
la luz, los sonidos y las voces
en un mismo sentimiento,
siempre presente:

LA VIDA TIENE LATIDO Y SENTIDO
GRACIAS A TI...!!


Imagen de Google.
Madrid 23-abril- 2018
M. Jesús Muñoz

sábado, 7 de abril de 2018

EL TIEMPO, MIRADA DE AMOR.


El tiempo nos golpea al nacer,
nos provoca el dolor y la lágrima.
Nos piropea y nos riñe,
nos abraza y nos araña.
Nos pinta la flor y el fruto,
la madurez y la experiencia.
Se escurre entre los dedos
y se disfraza de olvido y nostalgia.
Se sienta en nuestro regazo
y escribe en las lineas de la piel
nuestra historia de vida...

Nos pone frente al espejo de los días,
porque somos tiempo infinito,
que acaba y empieza.
Nos regala silencios de luz,
que nos enseñan a desentrañar
el fondo de la alegría y la tristeza.
Nos llama con voces lejanas,
que nos acercan al universo.
Nos impulsa a elevarnos sobre la materia
y ver unidos el pasado y el presente,
alumbrando el futuro.

El tiempo se viste de calma,
cuando miro el paso de las nubes.
De ilusión, cuando crecen
 los brotes de la parra.
De misterio, cuando siento
 los pasos del gato.
De intuición, cuando la paloma
salta de rama en rama.
De fé y esperanza, cuando alzo
 mis ojos al cielo.
De fortaleza y valentía,
cuando el alma sueña y calla.

El tiempo es LA MIRADA DEL AMOR INFINITO,
que nos mantiene y nos espera...


Imagen de la parra del pueblo en primavera.
Madrid 7-abril-2018
M.Jesús Muñoz

jueves, 22 de marzo de 2018

FLOR DE MARZO...


Marzo extiende sus manos de hierba verde,
reta al viento y a la nieve, 
mientras el sol sonríe
y le guiña un ojo entre las nubes.

Sus ojos alumbran prímula y tallo,
su corazón se viste de blancos almendros
y abre sus alas de cigüeña,
que tocan campanas del horizonte.

Barre la nieve de las cumbres,
creando riachuelos de risa y canto,
que prenden en las ventanas
macetas de esperanza.

Grita vida en el camino,
sacude las alfombras del silencio
y airean las cortinas su libertad,
que corean bandadas de aves.

Marzo abre sus brazos dorados,
acoge el misterio de la flor:
La muerte y resurrección de Jesús,
que nos impulsa a todos
hacia nuestro destino definitivo.


Imagen de Google
Madrid 22-marzo-2018
M. Jesús Muñoz

miércoles, 7 de marzo de 2018

VIENTO Y LLUVIA...


El viento tuerce el gesto, refunfuña y grita.
Se alza poderoso y altanero.
Rompe mi paisaje, para el tiempo,
que se queda en silencio.
Entona su canción e invoca
los fantasmas de la lluvia,
que limpian y renuevan mi equilibrio,
mi paz y mi constancia.
El viento y la lluvia prueban mis columnas ,
ignoran mi voz y mi nombre.
Borran mis calles y caminos,
se suben a la atalaya del miedo
y tocan las campanas de la confusión.

Desde la soledad y el silencio siento
que la lluvia y el viento
son parte de mi misma...
Palabras, risas y lágrimas,
que dibujan mi presente y
me empujan hacia el futuro.
Planean sobre mis campos manchegos,
aletargando inviernos
y engendrando primaveras.
Acunan infinitas paciencias
y renovadas esperas...
Porque inevitablemente la vida
empieza de nuevo cada día...!!


Imagen de Google
Madrid 7-marzo-2018
M.Jesús Muñoz

jueves, 25 de enero de 2018

PEQUEÑA GRAN MUJER...


Pequeña gran mujer,
no temas al tiempo, si tus manos tejen
poco a poco el sentimiento...
En tu quietud te elevas,
como gaviota en un instante,
sin alas y sin viento...
Ruge el mar en tu alma
y el horizonte te llama
para abrazar tu misterio...


La tarde te besa y te transforma
en vigilante y guerrera...
El fuego y el grito de tu espada
te lo presta, generoso, el ocaso...
Tu intuición y tu fé la alimenta
el susurro del cielo...
Las alas de tu alma se abren,
te convierten en ángel y mago...

Pequeña gran mujer,
 no temas al sentimiento
Sin saberlo tejes:
la eternidad del tiempo...!!


Mi gratitud por las fotos
a Maite Sánchez (Volarela)
Madrid 25-enero-2018
M.Jesús Muñoz

miércoles, 20 de diciembre de 2017

ACORDES DE UN VIOLÍN...


Un violín abre el alba y despliega
un acorde de luces y sentires...
Canta el gallo nervioso en el corral,
tintinea el cristal de la ventana,
arde la leña en el hogar
y se abre la caja del recuerdo,
que dibuja el paisaje nevado,
mueve el agua del río,
levanta el castillo
y moldea la cueva pobre 
y oscura.

A lo lejos una niña corre 
para llegar a tiempo...
salta sobre olvidadas primaveras,
atraviesa laberínticos veranos,
se eleva sobre nostálgicos otoños
y cruza desiertos invernales.

El violín de la tarde prende la noche,
adormece al gallo en el corral,
cierra las hojas de la ventana,
atiza el fuego del hogar
y enciende la cueva del belén,
donde luce la inocencia,
la humildad
y el amor.

A lo lejos una niña corre 
para llegar a tiempo...
Y llega cansada, dolorida
y ansiosa por vivir este presente,
donde los acordes de un violín
han pintado una estrella,
que ilumina el futuro
con halos de
 eternidad.


Imagen de Google.
Madrid 20-diciembre-2017
M. Jesús Muñoz

jueves, 7 de diciembre de 2017

DEL SUELO A LA CIMA...


Cuando la palabra desgastada, fría
y cansada tropieza en el camino y cae... 
acampa en las ruinas de un castillo,
o descansa entre las piedras
húmedas del río.

Se aquieta, deja de ser voz y grito,
alza sus ojos a la cima del sentimiento
y sueña con renovar su fuerza, su magia
y su ilusión, que bate alas, tratando
de tomar aliento.

Desde la cima planea el sentimiento,
baja a las ruinas y da voz a los espíritus
del castillo, que renuevan su valor
y su historia, llamando al caminante
y al soñador peregrino.

Se baña confiado en el agua del río
y dota de corazón a las piedras,
que cantan, ríen y lloran,
uniendo todos los tiempos
en un eterno poema.

Y toca a la palabra, que renace
vestida de humildad, fortaleza y frescura.
Esta, se encarama al sentimiento y
se alza de nuevo a la cima para ser
 voz, grito y hondura.


Imagen de Google
Corral de Almaguer 7-diciembre-2017
M. Jesús Muñoz

sábado, 25 de noviembre de 2017

DESDE LA ATALAYA DEL TIEMPO...


Desde la atalaya del tiempo
se siembra la semilla de la vida,
la seda de la infancia,
el collar de la juventud
y el abrigo de la madurez.
Se abre en perspectiva el pueblo,
la ciudad y el mundo.
Se ven sus calles,
se oyen sus voces
y se viven sus costumbres.
Se hace nuestro el camino,
el paisaje y el recodo.
Y sentimos el canto del sol,
el baile de la rosa
y el sueño de la luna.

Desde la atalaya del tiempo
recogemos el fruto de la vida,
doblamos la seda de la infancia,
guardamos el collar de la juventud
y vestimos el abrigo de la madurez.
Abrazamos el pueblo,
la ciudad y el mundo.
Acariciamos sus calles,
sus voces y sus costumbres.
Nos sentimos camino,
 paisaje y recodo
y reinventamos cada día
el sol, la rosa y la luna
en la mente y el corazón.

Desde la atalaya del tiempo
observamos el paso de las nubes,
que cuentan historias y recuerdos.
Van de la mano de las estaciones,
que nacen y mueren.
Y sin darnos cuenta nos volvemos
nube y estación,
recuerdos e historias,
que mueren y nacen de nuevo
al amor incondicional.


Imagen: Lago de Schilier, Múnich.
Madrid 25- noviembre-2017
M.Jesús Muñoz