domingo, 25 de marzo de 2012

SUBO DE NUEVO A LA ERMITA...


Subo de nuevo a la ermita...
¿cuántas veces lo hice ya?
Hoy soy mujer
y ayer niña,
las dos soy al caminar
y siento en la cuesta,viva,
la ilusión
e inmensidad,
que me regala la vida,
es la misma eternidad,
pues soy mujer
y soy niña,
las dos andan a la par...

Y cuando llego a la ermita
y me siento a descansar..
la virgen mira
a la niña,
que le cuenta la verdad
de la mujer que camina
y nunca la va
a olvidar,
ya que el pasado fué vida,
y la vida viva está
en la mujer,
que aún es niña
y siente la eternidad...

La imagen es la ermita de Corral de Almaguer(mi pueblo)
Madrid-25-marzo-2012
M.Jesús Muñoz

53 comentarios:

Rosana Martí dijo...

Vuelves sobre tus pasos un camino ya hecho en antaño, con la misma alegría e ilusión que cuando aquella niña por primera vez lo ando. Precioso he subido contigo a esa ermita que bella vistas amiga mía y que paz y armonía se respira.


Un fuerte muy fuerte abrazo lleno siempre de mi cariño, pasa una linda semana.

Pluma Roja dijo...

Me encanto este encuentro y desencuentro entre la niña y la mujer una gran verdad muy bien dicha.

Un besor enorme.

Hasta pronto Majecarmu.

Pedro Luis López Pérez dijo...

Pasado y Presente. Niña y mujer. El mismo creer, la misma inmensidad. La niña habla a la Virgen de la mujer que da vida al Pasado y esperanza de continuación de fé en el presente.
Me ha encantado, Majecarmu. Es una Preciosidad de simbiosis con la mirada de la Virgen presénciando todo desde el pedestal.
Preciosa Fotografía de la Ermita de Corral de Almaguer.
Un abrazo.

caracola dijo...

Aparezco de nuevo en este espacio de letras y me reencuentro con la mujer-niña que camina en la poesía, derrochando arte y inspiración.

La ermita y el paisaje que la rodea, compite en belleza con tus poemas, amiga.

Abrazo grande.

Lapislazuli dijo...

Nunca nos desprendemos de lo que fuimos. Hermoso peregrinaje de ambas
Un abrazo

Teresa dijo...

Hermoso el sentir nuevamente esos pasos de la niñez, con la experiencia de mujer.
Siempre es un placer leer tus poemas.

Besos y buena noche.

SIL dijo...

Que ante los ojos del cielo, siempre seremos niños.

Cuánta pureza en esa imagen, precioso M. Jesús.


Besos mil



SIL

MariCarmen dijo...

Absolutamente hermoso! Seguimos siendo dentro de nosotras, esas niñas que miran todo con inocencia al mismo tiempo que adultas cautas que no se sorprenden tan fácilmente pero frente a la Virgen descubrimos todos nuestros secretos, que sólo ella puede comprender.

Feliz inicio de semana y mi gratitud por tan bella entrada.

MariCarmen

Betty Mtz Compeán dijo...

Siempre nos acompa;a la ni;a, a la par con la mujer.
Tu lo describes bellamente amiga.
Un fuerte abrazo.

mariarosa dijo...

Que lindo regalo nos has dejado hoy. Dos, una niña y una mujer y las dos son una, la poeta, que escribe poemas y nos regala cada semana la belleza de sus versos.

mariarosa

Ana Gregorio dijo...

Precioso poema, en el que reflejas la identidad de la mujer y la niña caminando juntas, pues el niño que fuimos nos acompaña siempre a lo largo de nuestro camino.
Un beso grande y feliz semana.

Mercedes Ridocci dijo...

La niña que vive en la mujer. La niña que dio vida a la mujer. Es un poema precioso.

Un abrazo.
Mercedes.

TriniReina dijo...

Dentro de ella caminan las dos: la niña que fue y la mujer que es. Ambas llevan el mismo amor en el pecho. El mismo amor por la que van a visitar.

Muy hermoso

Besos y Romerías

Felicidad Batista dijo...

María Jesús, ese andar al unísono de la niña y la mujer, la magia de la infancia y los pasos que conducen en la madurez, a los recuerdos ensamblados con piedras, es la dulce nostalgia que rememora fe e ilusiones. La ermita es esa atalaya desde la que contemplar el tiempo pasado y sus múltiples vicisitudes.
Percibimos, amiga, la serenidad que lleva al lugar de la infancia y esa profundidad de espíritu que la poeta expresa en la hondura de sus versos.
Gracias por este paseo emocional que nos regalas con tu poema.
Un placer leerte
Un gran abrazo y una feliz semana

PD: La nueva fotografía del blog es bellísima. Invita a la vida

Lola dijo...

hola Mª Jesús, esta ermita me recuerda a la que hay Cerca de Ciudad Real, se llama Alarcos, y al igual que tu yo también fui cuando era niña, mas tarde volví y nada me parecía igual, ni tan grande ni tan divertida en medio del campo donde jugar y correr.
Formas diferentes de ver la vida, aunque siempre con la misma ilusión de un camino ya andado. Hermosa entrada de recuerdos para mí. Un enorme beso amiga mía.

Rosi dijo...

M. Jesús, ¡cuanta ternura me trasmites...! Adoro las ermitas, la paz y el sosiego que las rodean, y me hacen sentirme muy cerca de la naturaleza y de mis raices.
Con todo mi cariño te deseo una feliz semana.

MAR SOLANA dijo...

Son unos versos intimistas preciosos, Mª Jesús... Casi he visto a la niña subiendo esa cuesta, brincando entusiasta y motivando a la "mujer", feliz por sentirla tan cerquita y segura de que nunca la abandonará...

Es maravilloso recuperar esos sentimientos de alegría de la niña que fuimos, ¿verdad?, que el tiempo se ha encargado de erosionar y que yacen, agazapados, en algún lugar de nuestro ser, esperando a que el dolor se de media vuelta y nos abra de nuevo la puerta a la alegría natural de nuestro Ser.

Un beso enorme... Oye, ¡qué bonito y primaveral tienes el recibidor del blog! Me gusta mucho...

Verónica Marsá dijo...

Yo creo que es increíble cómo las sensaciones perduran, una pena que perduren tanto las buenas como las malas, pero así es nuestra memoria... lo acapara todo y selecciona muy poco. Tengo entendido que selecciona cuando es caso de salud mental.

Un beso y un cafelito para acompañar la mañana.
Gracias por estar ahí.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

La mujer y la niña, las dos juntas suben de nuevo a la ermita...
Me gusta tu pueblo, no he ido, pero veo que es una preciosidad.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

enletrasarte(Omar) dijo...

un momento de comunión,
saludos

Luz dijo...

Bellas palabras hechas poesía, que me recuerdan cuando yo de jovencita también subía a la ermita de mi pueblo a pedirle a mi virgen que me quisiera quien yo quería.
Gracias Maria Jesús ,un abrazo.

José Manuel dijo...

La niña y la mujer compartiendo la sensación de la experiencia del reencuentro, ante la emoción del lugar. Dos convertidas en una sola.
Precisos poema, feliz semana.

Besos

Marina Fligueira dijo...

Que bonito Mª Jesús:
Son un regalo estas letras en un delicioso poema, con los sentidos puestos en esa ermita y a demás, volver a dar los pasos que ya has dado de niña.
Por el camino verde que va a la ermita, como dice la canción... Se ve preciosa le vereda con árboles a los lados, el santuario que debe ser precioso y todo lo que se alcanza a ver en el cuadro.
Lo escribes y describes con hondo sentimiento y de forma perfecta y no es nada extraño en ti.
Creo que todos o la mayoría llevamos algo de niña ¡y juventud! En nuestro interior.
A mí me pasa tanto de lo mismo, cuando voy a mi pueblo y doy un paseo por aquellos lugares que transité de niña y joven, siento algo especial que no puedo olvidar.

Gracias por compartir esas letras y recuerdos tan hermosos.
Te dejo mi agradecimiento y mi admiración. Un abrazo grande y se muy feliz.

Taty Cascada dijo...

La mujer en la niña, y la niña que siempre está. Los recuerdos amiga mía siempre nos acompañarán, sobretodo aquellos en los cuales nuestro corazón se sintió tan feliz.
Un besito Majecarmu, la imagen de la ermita preciosa.

Marek dijo...

Me gustas así como eres María. Gracias por todo en singular por toda la poesía tan bien escrita.
Besos

Chelo dijo...

Mujer que vuelve a ser niña y con ella vuelve a recorrer los caminos.
Precioso, es uno de los poemas que mas me ha gustado. Un abrazo

Sony dijo...

hola wuapetona,siempre es bueno volver amiga frente a la virgen en la antigua ermita,siempre es bueno que sea ella quien siga viendo a esa niña que llevamos dentro y que solo ella con sus ojos de madre puede verla,gracias amiga por este conmovedor poema.

besitos de luz y muy feliz semana!!!!

Sneyder dijo...

Siempre nos acompañara aquella niña que fuimos… están gravados en nuestra mente los recuerdos, la nostalgia va unida a la mujer de hoy al sentir transcurrir el tiempo …y al subir de nuevo a la ermita…fluyen las ilusiones, el sentimiento te inunda al recordar un tiempo tan feliz…
Mi felicitación querida amiga.
Me encantan las amapolas de la cabecera del blog.


Un fuerte y cálido abrazo

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María Jesús

La vida es como una espiral, avanzamos y retrocedemos para coger impulso, y revivir situaciones con otros ojos, la niñez, la adolescencia, la presente.

Es un placer volver a ser niña a través de tu mirada y tus versos siguen transmitiendo dulzura, suavidad, amor.

Besotes.

María Bote dijo...

Una preciosidad de poema, MªJesús, como todos los tuyos. Qué hermoso volver a los lugares comunes de nuestra infancia y evolvernos a reencontrar con la niña que fuimos.

Felicidades, amiga poeta.

Besos. María

Arwen dijo...

En conjunción esa alma de mujer y niña para inspirar esta belleza de rimas, gracias amiga...esa ermita que invita a la paz y la serenidad, muy hermoso tu poema, besos con mi ternura.

Isa Ramos dijo...

Bello poema en donde tú te deleitas con lo que te gustaba de niña, y hoy ya una gran mujer, vuelves de nuevo al mismo lugar. La vida es un continuao avance, que necesita retroceder en el tiempo. Vamos de niña a mujer, y de mujer a niña y seguimos avanzandando en el presente hacia un futuro incierto.
Muy bonita la foto de tu ermita.
Saludos y un abrazo

Lola dijo...

Y es que hay cosas que nunca cambian y además no tienen porqué hacerlo.

la esencia está seas niña o mujer y el corazón sabe muy bien lo que quiere.

Un besazo

Patricia dijo...

Regreso querida amiga y otra ves me acaricias el corazon con tus letras...tambien me siento mujer y ninya y en esa proteccion divina, como siempre hermosos versos!
besos,

Adriana Alba dijo...

Mujer y niña encarnadas en la potencia del verso, en la calidez de la ermita todo puede suceder y tù has hecho que me sumerja en un mundo màgico y bello.

Gracias amiga M. Jesùs por tus dones y regalos.

Un abrazo inmenso.

atlantida dijo...

Precioso encuentro enlazado en tus versos, es una delicia caminar sobre tus versos siempre llenos de esa paz y calidez que abraza.
tkm mi linda amiga, eres un sol que tengas una linda semana llena de bendiciones. un beso a ti.

Rosa.E dijo...

Hermoso Lugar, M. Jesús y tus letras llenas de añoranzas y amor por la tierra que te vió nacer. Sencillamente hermoso!!!
Buen día
Un abrazo inmenso

M.Flores dijo...

De vez en cuando es necesario volver a nuestras raíces. El espacio que pisamos en la infancia y la juventud marca nuestra vida para siempre. No conozco tu tierra pero debe de ser hermosa. Y los pueblos dejan una huella profunda en sus habitantes. Cada cinco o seis años yo acudo a las fiestas patronales de mi localidad en la Alpujarras. En la procesión lloro como una magdalena y si alguien me pregunta el por qué de ese llanto, contesto que por todo y que cada uno entienda lo que quiera.
Querida vives las emociones y eso cambia completamente el sentido de la vida. Besotes grandes
Puedo hacerte una pregunta. Escribes prosa, sino lo haces lo harías igual de bien que vives tus poemas, tienes técnica y un gran vocabulario. Y creo que la prosa poética te iría la mar de bien.
Besostos grandes y gracias por lo de guapa, pues esa foto si que es mía,pero ya queda muy poco, Maje.

Francisca Quintana Vega dijo...

Te he imaginado caminando, de niña, y de mujer, por esos caminos...
Un poema que sale tal cual...de tu alma. De esos que son un trocito de nosotras mismas, de nuestro sentir más hondo.
Tus comentarios en mi blog son preciosos,sabios y...aunque a veces creo que no los merezco, te los agradezco.
Mi padre está en el hospital. Un beso grande para tí.

manolo dijo...

Es linda esa Poesía que has escrito, toda ella llena de ternura.
Saludos, manolo

Te agradería visites esta nueva Entrada que he publicado en mi blog, sobre la Semana Santa Sevillana.
¡Ah! y la pareja de la Cabecera Ella vestida de la clásica Mantilla de losJueves y Viernes Santo, es de cuando eramos novios.

icue dijo...

Que hermoso es amar asi a la Virgen, como tú haces con tu poema, enhorabuena y que todos aprendamos el camino de la ermita.
Con gran cariño

victoria dijo...

Mi querida amiga :
Tenemos que dar gracias a esa niña que continua dentro de nosotr@s siendo mujer
La que habla a Ntra Señora y le confia nuestros temores
Esa virgen que te dá las gracias por tu hermoso poema..Por seguir siendo niña y seguir ese camino que nos lleva a ella y que nunca debemos de olvidarlo..Tenerlo presente que ella está siempre esperando que se le acerque el corazón y alma de esa niña
Gracias amiga
Una Simbiosis perfecta
Mi cariño y admiración
Besitos mi niña

MariluzGH dijo...

Querida M.Jesús veo la imagen de esa niña-mujer-niña subiendo a la ermita y me animo a pensar que todo tiene una salida... que después de las cuestas llegan los llanos, y el descanso reconfortante en una Madre que sonría por el esfuerzo de sus hijos.

Ojalá veamos esos resultados

preciosos versos llenos de ternura

abrazos para ti :)

Rosa Cáceres dijo...

La poesía es sentimiento, y cómo se nota en este poema...Una ermita preciosa, y entrañable si se ha visitado muchas veces a lo largo de la vida.
un besico

Carlos Alberto dijo...

Hermoso poema MªJesús! de ñiña a mujer ambas conviven unidas...
Tengo que confesar que conozco bien el pueblo y a sus gentes. Supongo te sorprendera pero es asi de cierto, al saber que eres de alli imaginate lo que me ha encantado esta entrada tuya.
La ermita me trae recuerdos con mis abuelos queridos.

Un abrazo grande, estoy realmente feliz gracias amiga;)

Anouna dijo...

Los lugares preciados mantienen nuestra esencia por queridos. Cuando se deja un lugar aromado, difícilmente el tiempo y el viento podrán borrarlo.

Entrañable poesía, caminar a la par con los recuerdos, llevar en el alma todo lo que se ha sido se es y será, es maravilloso.

Gracias nuevamente por tu amistad y generoso cariño.

Anouna

merche marín dijo...

Maiaje, me encanta. Que entrañable este poema. Urga dentro como todos los recuerdos comunes que tantas personas tenemos. Al final, todos los que hemos coincidido en la misma época, (más jóvenes, más mayores) sentimos parecido.
Un abrazo.

Jesús Brel dijo...

El camino se hace corto,
les lleva la melodía
a una niña hecha mujer...
sin olvidar que fue niña.

Mi mejor abrazo,
Jesús Brel

Maritza dijo...

Como mujer o como niña, siempre dejarás una huella en tu forma de expresarte ante la vida; esa que siempre marcas con tintes de ensimismamiento o sorpresa...y cuando no dejamos de sorprendernos a diario, podemos ser felices.

Abrazos miles, amiga.

(estas últimas entradas no me han aparecido en las actualizaciones de los blogs!)

Belkis dijo...

Hermosa imagen nos dejas de esa tu ermita adorada en donde mujer y niña dejan huellas de sus pasos.
Muy lindo María Jesús.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Los pasos eran pequeños, ahora son más grandes pero igualmente ligeros, pués la mçágia del corazón siempre ha vivido a flor de piel.



Un abrazo.

María dijo...

Subir a la ermita primero desde el recuerdo de la infancia y después desde la edad adulta, pero siempre caminando ilusionada, envuelta en paz, en armonía, para adorar a la virgen, para sentir su mirada, para sentir el abrigo de su abrazo.

Preciosos versos, mi querida María Jesús, venir a tu rincón es venir a respirar oxígeno de luz y de paz.

Un beso enorme.

Carlos Alberto dijo...

Querida MªJesús! perdona la tardanza amiga a tu mensaje;
lo recibi le tengo guardado, decirte ya mas tranquilamente que claro lo sabia aunque pareciera que no lo lei enseguida y al escribir esta entrada a tu "pueblo" que tantos recuerdos me trae, me anime a contarlo porque lo senti asi porque cuando descubri tu blog fue maravilloso.

Gracias por la informacion, he estado cada vez que iva en ese parque jugando dando paseos...
(Mis abuelos tienen la casa en la calle de las Concepciones en la plazita que hay alli...