lunes, 15 de mayo de 2017

LA PARRA DEL TIEMPO...


Amaneces en la parra del tiempo.
Te deslizas por la savia
y renaces en cada brote
para ser esperanza y hoja,
dorado racimo y fruto,
oscuro sostén y sarmiento.

Acoges el vuelo del pájaro,
la lágrima generosa del cielo,
la profunda mirada del sol,
la caricia acunada del viento,
el caprichoso salto del gato
y mi lucha entre mente y corazón.


Al caer la tarde siento que,
la parra y tú os deslizáis por mi cuerpo,
renaciendo en la luz de mis ojos,
en la fortaleza de mis brazos,
en la claridad de mi palabra
y en la emoción del sentimiento...

Para ser inocente como el pájaro,
entregada como el cielo,
cálida como el sol,
libre como el viento,
intuitiva como el gato,
e incondicional e infinita como el amor.

Y a la noche, tu parra y tú
estáis en mi paz y en mis sueños,
en mi fé y en mi esperanza,
alentando mi alma y mi cuerpo
más allá del tiempo
y la distancia...


Fotos de mi casa del pueblo.
Madrid 15-mayo-2017
M.Jesús Muñoz

49 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Queridos amigos, os dejo un nuevo poema, que espero os guste...Esa parra que mi padre sembró hace muchos años sigue dando fruto y ejemplo de vida y amor...Todo mi homenaje al recuerdo de mi padre y al milagro de la naturaleza, que sigue presente en mi vida.
Mi gratitud por vuestra entrañable presencia.
Mi abrazo y mi cariño para todos.
M.Jesús

Carmen Silza dijo...

Que metáfora esta de comparar la parra con el tiempo, la parra que renace año tras año, esa parra que se desliza como el cuerpo, precioso María Jesús.
Un placer como siempre leer tus letras sentimientos que se deslizan como esa parra.
Un abrazo y feliz noche, querida amiga.
Besos!!!

Ester dijo...

La parra es símbolo de vida, las vides de las viñas brazos que claman al cielo. un homenaje-recuerdo a tu padre que es una belleza. Un abrazo

Rafaela dijo...

Hola Mª Jesús, me parece un poema especialmente bonito. He sentido todo lo que te ha inspirado la parra y el recuerdo de tu padre.
Un abrazo con cariño.

Rosana Marti dijo...

Ver pero sobre todo sentir como renace cada día algo tan hermoso que sale del alma de Nuestra Madre Naturaleza, es para quitar el sentido y dar a tu vida un renacer profundo, intenso y lleno de un amor puro. Mi querida Mª Jesús somos parte importante de la Tierra que nos da cobijo que nos abre sus brazos que nos da un sentido para seguir caminando. Muy hermoso tu inspiración. Mi abrazo, mi cariño y amistad, pasa una linda semana.

Rafael dijo...

Precioso recuerdo que sacas a la luz en estos versos.
Un abrazo y felicidades.

Franziska dijo...

Otro poema hermoso ha brotado de tu corazón, de toda la sensibilidad que cabalga por tus pensamientos, transformando la realidad en algo maravilloso, pleno de fe en Dios y en la vida, es como una senda ya conocida, que sabemos a dónde nos conduce y que podríamos realizarla casi a ciegas. Todo resplandece al conjuro de la luz y de la vid que se va fraguando en la parra, que es un símbolo y casi una parábola. Creo que es uno de los más hermosos poemas que has escrito, está entre los mejores, los más logrados y espirituales.

Un abrazo. Franziska

Manuel dijo...

Felicidades María Jesús. NO controlo mucho este modelo de blog. Un saludo.

Yessy kan dijo...

!Que primoroso poema!
Es una bella alegoría la que te inspiró esa parra que se despliega buscando la forma de sobrevivir. Las imágenes son preciosas, Mª Jesús.
!Abrazo!

Tracy dijo...

Unas fotos maravillosas que has adornado con los racimos bellos de tus palabras.
Un fuerte abrazo.

Alfa Fon-Amor dijo...

Que hermoso.abrazos miles.

Magdeli Valdés dijo...

Se siente el correr de la sangre
encada una de tus palabras...la fuerza de la vida
que borbotea por tus venas y arterias y hace caminar el pie...pero por sobretodo enciende la antorcha del corazón...
Se bien de esos abrazos que nos unen en los huertos sembrados por ellos...
Este fin de samana estuve en mi hogar materno y todo era como cuando ella estaba y su corazón palpitante con los míos y el trajin de sus manos, dejaron sus hijos plantados en el huerto y el jardín...reposan , esperan asi en letargo esperanzador la primavera.

Besos a tu alma encadenada a la vida.

dijo...

Me he impresionado con tu poema.
Esa parra plantada por las manos de tu padre,esa parra que sobrevivido al tiempo,que ha visto tanta vida,tanta emoción y fuerza y que hace brotar sus frutos cada año...La Naturaleza es la Madre,la que nos da lo mejor,lo más bello.
Y tu poema ha sacado de tí el alma que te habita,un alma preciosa
Besucos

Isa dijo...

Hola María Jesús. Bellas imágenes y bello poema. Nuestros mayores han hecho muchas cosas en el campo (por la naturaleza) porque se dedicaban a ello, o les gustaba mimar a la naturaleza. Nos han dejado muchas de sus vivencias, con las cuales amaron y cuidaron de la naturaleza. De esta forma podemos pensar que aun en la tierra queda un pedacito de su vida.
Abrazossss

Kasioles dijo...

He leído tu poema dos veces y supe, sin reparar en tu aclaración, que en esa parra estabas viendo el amor de tu padre que renace, cada año con más fuerza, al verla brotar.
Sin pretenderlo, también me has hecho recordar al amor que perdura en mi corazón, en la casa del pueblo, todavía brotan los árboles y arbustos que él plantó para mí y cada año espero con ilusión que el lilo vuelva a florecer.
Entiendo tu sentir y créeme que quisiera transmitirte, de alguna manera, la emoción que he sentido al leer tu poema.
Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
kasioles

Fanny Sinrima dijo...

¡Que gran acierto para mí! Me fascinan las parras; sus troncos atrevidos ávidos de ascenso, las hojas, los zarcillos, los racimos, la sombra acogedora en el umbral de la casa...Toda ella me lleva a la contemplación de la belleza y a la serenidad que proporciona al espíritu.
Gracias, amiga Mª Jesús por trasmitir serenidad enla paz de tus letras.

Un abrazo.

http://azulgenia.blogspot.mx/ dijo...

Al caer la tarde siento que,
la parra y tú os deslizáis por mi cuerpo,
renaciendo en la luz de mis ojos,
en la fortaleza de mis brazos,
en la claridad de mi palabra
y en la emoción del sentimiento...

Preciosos versos dedicados al recuerdo eternizado de tu amoroso padre, cuanta melancolía te debe dar ver la parra que el sembro y sigue presente en tu día a día.

Como siempre es una delicia disfrutar tus poesías.

Besos, con mi cariño y admiración.

Musa dijo...

Bellisimo homenaje para su recuerdo.
Un abrazo.
Finita

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

el tiempo y la parra... excelente comparación

Marina-Emer dijo...

buenos días querida amiga ´´´he leído dos veces tus versos y siempre me dejan una tranquila paz en el alma y además esa manera que todo lo desmenuza y de todo ,una simple ramita de una planta le sacas tanto partido y nos dejas con todo ello paz y tranquilidad para seguir la vida en paz .
Gracias también por tu cariño en las letras que me dejas en tu comentario ...yo después pienso mucho las cosas y me dan paz ...a veces vivo desconfiada y tus mensajes me tranquilizan y miro lo presente ,lo derecho y sigo el camino recto ante mis amigos que es mi forma de vivir y amar.
gracias Mª Jesús...mi gran abrazo .

Marina-Emer dijo...

Te escribí un largo comentario y no le veo ...?besos Marina

Adriana Alba dijo...

Todo el simbolismo que encierra la Vid estampado en tus bellos versos.
Un gusto leerte querida amiga.
siempre nos regalas reflexiones y esperanzas en cada palabra.
Abrazos M. Jesus.

José Manuel dijo...

La sensiblidad de tus palabras es el mejor homenaje a esos mayores que dieron su vida para dejarnos un futuro mejor... la naturaleza es el mejor legado.

Feliz día
Besos

Sneyder C. dijo...

Hola María Jesús. La parra deja en ti un hermoso sentimiento al contemplarla, trae recuerdos del pasado que siempre vivirán en tu alma.Tu sensibilidad deja ver la grandeza de tu corazón donde se funden pasado y presente que palpita entre tus letras llenas de serenidad en tan sentido homenaje.

Gracias poeta por tus maravilloso poema.
Un cálido abrazo

AdolfO ReltiH dijo...

UNA DEDICATORIA HERMOSA!!!!
ABRAZOS

maría del rosario Alessandrini dijo...

Como nos abrazan los recuerdos con su palpitar de tiempos idos, pero tan intenso en nuestra vida, una dedicación preciosa María Jesús.
Abrazo

Maria Rosa dijo...


Ejemplo de vida es la parra, parece seca en un momento de su vida y en primavera renace de verdes brotes y sarmientos. Los años no la vencen, la alimentan para mejorar y ser nueva cepa cada año. bello poema, homenaje a la vida que se renueva.

mariarosa

Marina Fligueira dijo...

Mª Jesús, tus versos son un tesoro verdadero un precioso homenaje al recuerdo de tu padre, y un canto a esa parra añeja que como otras, son un manantial y como el ser humano, ejemplo de amor y de vida.
Tus letras cantarinas son como una caricia que la brisa acuna amiga mía, a mí especialmente me hacen vibrar, se siente algo así como un vinito que alegra la mente, ponen alma y corazón en marcha, para ser intuitiva como el gato... E incondicional con el amor.
Que nunca nos falte amor en nuestras vidas, sin amor nada soy.
Mil gracias, reina de la buena poesía, eres un sol como ese que acaricia la parra.
Mi felicitación por tu buen hacer y por danos tanto.

¡Te dejo mi abrazo inmenso, mi cariño sincero! Y, mi admiración siempre.

Se muy -muy feliz

Mª Carmen dijo...

Preciosa y emotiva entrada, un placer como siempre visitarte. Que sigas disfrutando muchos años de esa parra que con tanto amor sembró tu padre y tu cuidas. Besitosss.

Conchi dijo...

Hermoso recuerdo hacia tu padre nos traes con tus bella palabras Mª jesús. Me imagino tardes de verano a la sombra de la parra. Preciosas fotos.

Besos.

joaquín galán dijo...

La naturaleza,con su belleza y sabiduría,es siempre motivo de inspiración para las almas sensibles de los poetas.Pero cuando además lleva latente un recuerdo tan maravilloso como en este caso,la naturaleza se convierte para nosotros en algo tan precioso como la misma vida que fluye por ella.Lo has expresado con tal sabiduría y belleza que tu poema nos invita a meditar sobre el milagro diario que es la vida,la propia y la de todos los seres que nos rodean.Mi enhorabuena María Jesús.

Un gran abrazo

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Más allá del tiempo y la distancia está el amor, ese que somos...

Luz&Alegría

Isaac

CRISTINA dijo...

Son unas letras llena de amor hacia el recuerdo de tu padre, nuestro sentimiento cuando son de vedad, viajan más halla de el tiempo y del espacio, porque sabemos que existimos mas allá de cuerpo físico. Y que nuestra alma es eterna, y pura, y en ese espacio renace la vida y no hay nada más, que amor y luz.
Mª Jesús, que la luz del amor brille en tu corazón.
Abrazos con el corazón.

Ilesin dijo...

Bellas imágenes que dejan ver el paso del tiempo entre luces y sombras.
besos

Verónica Calvo dijo...

La parra da vida, se regenera, se revive y alimenta. Es pura generosidad.
Este poema es otro de los grandes tuyos, y con el recuerdo de tu padre, más grande todavía.
Inmenso.

Abrazos, querida amiga.

Andres Lopez dijo...

Tus imágenes Cuentan vida y tus versos acarician
Repartes arte y belleza.
Besos
André

Ceciely dijo...

La parra se abraza a tu memoria y extiende sus brazos para que sigas recordando el amor de tu padre.
Poema que encierra un conjunto de imágenes poéticas, entreveradas a la cotidianidad, del buen sentir y amar la naturaleza.
Grandes tus letras querida Mª Jesús, un deleite leerte.
Efusivos abrazos.

Marian dijo...

Querida Mª Jesús,al leerte encuentro añoranza de tu niñez, de tus raíces.

¡Precioso amiga.! Da gusto leerte.

Un abrazo inmenso.

Janeth dijo...

Que hermosura de poema amiga!,..me llego de lleno, y es que creo que todos en nuestros mundos internos, familiares, tejemos, sembramo,s parras similares, con entramados ramajes fuertes y poderosos que nos unen y protegen,...realmente me encanto..

Marian dijo...

Para ser inocente como el pájaro,
entregada como el cielo,
cálida como el sol,
libre como el viento,
intuitiva como el gato,
e incondicional e infinita como el amor.

¡Que profundidad Mª Jesús!, te admiro amiga y te felicito.
Cada vez que te leo, descubro nuevas profundidades.
¡Gracias! Un abrazo inmenso.

Lujan Fraix dijo...

Qué bello poema. El recuerdo de tu padre presente siempre en esos frutos, en la savia que alimenta cada día las virtudes de ese legado tan maravilloso. Nuestros padres no se van... nos dejan todo un bagaje de sentimientos imborrables.
Muy emotivo María Jesús.

Un beso grande.

TriniReina dijo...

En ella permanece el espíritu de quien la plantó y en ti su memoria.
Me has hecho recordar mi infancia y la parra de casa de mi abuelo y su sombra y sus uvas y, las avispas a las que tanto temía.
Como siempre es un placer leerte. Tus poemas siempre me abonan a la esperanza, a la vida, a lanaturaleza...
Besos

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Más allá del tiempo y la distancia está lo que realmente somos

Luz&Alegría

Isaac

Princesa Nadie dijo...

Querida María Jesús
Un homenaje precioso y un recuerdo tan tierno y sentido...las horas pasadas bajo una parra en tu casa del pueblo.Me encanta!!!!!
un Beso

Josefa dijo...

Hermoso poema lleno de añoranza.
Bonito homenage a tu padre. Me encnató y emocionó.
Un abrazo.

chusa dijo...

querida María Jesús, tu composición es un profundo canto de amor a la vida en armonía con la naturaleza que te rodea...cómo no sentir esperanza viendo brotar las hojas y los sarmientos de la parra, qué belleza respiras desde tu casa del pueblo. Todo un placer leerte, te admiro mucho y te tengo cariño, un abrazo muy grande 🌹

María Socorro Luis dijo...


Bello paralelismo entre. el amor filial y el amor a la naturaleza.

Sos sombras que se abrazan, sobre tu almapoeta. Besos, siempre.

Marinel dijo...

Así...como una parra a la intempérie es la vida que fenece y renace a cada tiempo envolviéndonos en su sarmiento.
Bravo como siempre.
Otro abrazo.

Rayén dijo...

La parra y su fruto es un milagro de todo lo que nos regala la naturaleza. Me imagino las tardes del verano en familia y bajo la sombra de un parròn.
Abrazos, amiga.