martes, 30 de mayo de 2017

TU TORMENTA Y TU CALMA...


Una tarde de mayo
la tormenta campeaba
como dueña y señora
de todo
 lo creado:
Poderoso, el cielo rugía,
furioso, el viento golpeaba,
iracundo, el granizo rompía
el árbol, el nido 
y el sembrado.
La naturaleza callaba,
mientras la tormenta exhibía
su fortaleza, su grandeza
y su virtuosismo
afinado.

De pronto irrumpe tu enfado:
Tu voz poderosa e hiriente,
tu furia golpeando en el pecho
y tus lágrimas ahogando
tu paisaje y tu calma.
Comprendí que, en ti está
la grandeza de la tormenta
unida a la sencillez sufrida
de la naturaleza:
El rugido del cielo
y el árbol partido.
La furia del viento
y el nido destrozado.
El granizo iracundo
y la cosecha perdida.

Cielo y tierra unidos
en cuerpo y alma.
Mente y corazón batallando
en busca del equilibrio entre:
la desconfianza y la fé,
la prisa y la paciencia,
la fortaleza y el miedo,
el orgullo y la humildad
el temblor y el temple.
Comprendí que, en ti está:
la tormenta y la calma,
uniendo y bendiciendo
lo humano y lo divino,
porque en ti, pequeño hombre,
habita la grandeza 
y la sencillez de Dios.


(El miércoles, 7 de junio, salgo de viaje.
A partir del lunes, 12 de junio, estaré con vosotros.)
Imagen de Google.
Madrid 30- mayo-2017
M.Jesús Muñoz

47 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Queridos amigos, estoy de nuevo con vosotros y os agradezco vuestra amistad y cercanía...Mayo se nos va con un rumor de soles y tormentas...Y una de esas tormentas me ha servido de inspiración para escribir el poema que os dejo, espero que os guste.
Os dejo mi abrazo y todo mi cariño.
Sed felices, amigos.
M.Jesús

Rosana Marti dijo...

Una tormenta de esta magnitud da mucho respeto, los seres que conviven en la naturaleza saben de su enfado. Mayo es uno de esos meses que no sabes por donde cogerlo. Porque hace y deshace como mejor le place. Lo mejor de las tormentas es cuando pasan y se siente su calma tan profundamente, que parezca que ha purificado todo cuanto ha tocado con su inmensidad. Mi querida amiga te mando un tierno abrazo con mi respeto y cariño, deseando que pases una linda semana.

Tracy dijo...

Somos parte de la Naturaleza, tamién en su furia.

Rafael dijo...

Tormentas propias de primavera, pero siempre con ese componente mágico que tú le das en tus versos y la sombra alargada de Dios en los mismos.
Un abrazo.

Rafaela dijo...

Me gusta. Claro que me gusta tu poema.

Besos Mª Jesus.

Ester dijo...

Seguro que a todos gusta, versos que transmiten la fuerza de una tormenta, el poder de alcanzar corazones, de romper penas porque después de la tormenta siempre llega la calma y esa es nuestra esperanza. Un abrazo enorme

Alfa Fon-Amor dijo...

Tus poemas,siempre dejan cosas para pensar,abrazos miles amiga.

Janeth dijo...

Madre mía! que belleza!, que frases tan hermosas!, lograste concluir con una verdad tan grande como el universo mismo,..en cada uno habita la fiera y la paz,..

dijo...

Es la dualidad en la que nos encontramos cada día.EL poema es bellísimo,parece un paseo por la Naturaleza
me gustó mucho,amiguca
Besucos

Yessy kan dijo...

!Qué magníficos, admirables versos!
Me ha fascinado tu inspiración, de esa tormenta tan imprescindible y a la vez temerosa.
Tienes razón, en nosotros está la tormenta y la calma. Muy reflexivo poema, Mª Jesús.
!Abrazo!

Maria Rosa dijo...


Creo que todos tenemos en nosotros un poco de esa naturaleza que suele ser bravía, tierna, iluminada o tormentosa. Somos seres humanos con mucho del cielo y otro tanto de la furia divina.

mariarosa

Marina-Emer dijo...

Preciosos tus versos y tan llenos de ternura como de fe.
Aquí estamos para aguantar lluvias tormentosas ...chaparrones de verán que nos deja ver rápido soles de primavera.
Gracias por tu cariñoso mensaje...el amor es una brasa que quema ...da mucho calor pero deja profunda llaga , hay que cuidarlo y mimarlo con lealtad es tan frágil como como una rosa ...

TE ESCRIBÍ EL OTRO DÍA UN CORREO QUE AL NO DECIRME NADA ...SERÁ QUE NO TE LLEGÓ.
BESITOS

Marian dijo...

Cielo y tierra unidos
en cuerpo y alma.
Mente y corazón batallando
en busca del equilibrio entre:
la desconfianza y la fé,
la prisa y la paciencia,
la fortaleza y el miedo,
el orgullo y la humildad
el temblor y el temple.
Comprendí que, en ti está:
la tormenta y la calma,
uniendo y bendiciendo
lo humano y lo divino,
porque en ti, pequeño hombre,
habita la grandeza
y la sencillez de Dios.

Mª Jesús:¡Que maravilla! Te felicito amiga mía.En cierto modo, tambien en nuestras vidas, está esta lucha entre lo humano y lo Divino.
Que Espíritu Santo, nos ayude siempre, en nuestro vuelo...

Un abrazo inmenso.¡Feliz día de la Visitación de nuestra Madre.!!


CRISTINA dijo...

Precioso poema, inspirado en la tormenta con una gran calidad y sensibilidad. La naturaleza es una inmensa fuente de enseñanza, como aprendizaje. Pero tan importante es, en esta vida disfrutar con el alma de los días soleados como aceptar los días de tormenta a sabiendas que son pasajeras y que detrás de ellas llegara nuevamente la calma, para poder saborear la luz del arco iris, que es el que te indica cuando termina.
Mª Jesús, muchas gracias! Abrazos con cariño.

AdolfO ReltiH dijo...

SOMOS PARTE DE LA TORMENTA.
ABRAZOS

Adriana Alba dijo...

Una belleza!
Comparar la simbologia de la tormenta, con nosotros mismos...
Asi somos, calma y tempestad, emociones que van y vienen.
La naturaleza nos invita a reflexionar, y tu querida amiga nos dejas unos maravillosos versos cargados de inspiracion Divina.
Un fuerte abrazo querida Maria Jesus.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Santificado poema que penetra y eleva los corazones.

Un abrazo.

AMBAR dijo...

Gracias María Jesús, por estas bellas y profundas letras.
Que maravillosamente nos recuerdas que el Divino habita en nosotros y hay que dejar que florezca en nuestro entorno.
Un abrazo y una buena tarde.
Ambar

Carmen Silza dijo...

La fuerza de una tormenta bordada de forma hermosa en un poema, una tormenta que que tiene mucho de nosotros, somos tormenta, aire, fuego y mar, y paz.
Precioso y deleitoso poema, me ha encantado de forma especial.
Ahora estoy trabajando y tengo menos tiempo libre para escribir y leeros, pero entraré a menudo a leerte.
Un gran abrazo María Jesús.

Piruja dijo...

Hola Mª Jesùs, que bonito te ha inspirado esa tormenta donde describes muy bien como se presenta y los daños que puede causar muchas veces, comparándolo con nosotros que a veces parecemos esa tormenta arrasando lo que tenemos alrededor, me ha encantado de veras.
Querida amiga espero que todo vaya bien, gracias siempre por tu compañía en mi blog:), te deseo un feliz fin de semana y que lo disfrutes mucho, cuidate mucho.

Besos.

José Manuel dijo...

Todas las fueras que nos rodean al unisono,...lo humano y lo divino.

feliz día
Besos

Andres Lopez dijo...

Tu tormenta es el presagio de belleza , la dualidad para valorar la belleza hace falta conocer la tempestad.
Besos
André

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Y así es, que en cada uno de nosotros habita
la tormenta y la calma,
uniendo y bendiciendo
lo humano y lo divino,
Y ese es parte de nuestro proceso de aprender, por lo que hemos de bendecirlo y agradecer por ello

Luz&fuerza

Isaac

Magdeli Valdés dijo...

Somos una dualidad querida maiga
como la natura
por eso estamos conectadas a ella más que nunca en estos tiempos difíciles
que a veces nos tiran a ser más tormenta que calma...
mas ansiedad que sosiego
mas fiereza que belleza y así...
entender que como ella podemos dar a ese lado de amor universo
potenciarnos en esas miradas para descansar la andanada
complejo es a veces, aunar ese criterio y realmente
vivir en ese sustento...pero se puede
en la generosidad del amor
todo se puede...encontrar la paciencia...la calma
y salir airosas...
gracias
gusto que estés bien
cuidate!

Conchi dijo...

Un placer mezclarme en esa tormenta María jesús.

Abrazos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Feliz de tu llegada y de tus letras... Buen finde, amiga!!!

Marinel dijo...

Leyendo tu hermoso poema parece fácil entender ese interior nuestro tan complicado, variopinto, capaz de lo mejor y lo peor...
Un enorme y admirado abrazo.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Mª Jesús!!!

¡Nos dejas un precioso poema, lleno de bellas metáforas! Creo que es un canto, un grito a la naturaleza que en ocasiones nos atemoriza, igual que la vida misma.
A veces nos asusta la fuerte tormenta la tempestad, que nos hace sentir impotentes y pequeñitos ante su fuerza, la vemos a través de los cristales de la ventana y es verdad que puede hacer mucho daño, de hecho lo hace, como tu expresas tan claramente.

Pero también en nuestra vida, se forman tormentas que el alma lastima y el corazón acelera su latido y nos parece que va a salir de su sitio. Son esas tormentas que no matan es verdad; pero van preparando, aunque entre tanto, haya un receso de calma.

Hemos de llevar, tormentas y tempestades con esa serenidad que da sosiego a nuestra vida cotidiana, mientras tengamos un poco de temple para sostener la calma en el alma.

Siempre es un inmenso placer leerte, Poeta Grande y amiga, tus letras abren caminos sacando la maleza. Son un tesoro de la naturaleza.

Un abrazo inmenso, mi gratitud y mi admiración siempre.
Feliz fin de semana, reina.

Franziska dijo...

Qué complicada es nuestra alma y por cuantos caminos se bifurca nuestro destino, ese que tomamos en nuestra manos cuando nacemos y vamos, poco a poco, poniendo en movimiento. Somos lo que pensamos de nosotros mismos y de los demás, tras esas pauta caminamos, a ciegas la mayor parte de las veces, en fín, que la tormenta aquella que nos asoló una tarde y nos llenó de tristeza, nos hace descubrir años más tarde, que lo que pensamos que era una desgracia terminó siendo algo que nos liberó.
Lo que nos ocurre es que las tormentas nos asustan y cuando disfrutamos de la paz, no lo valoramos. En fin, querida amiga, que nos haces pensan con sus poemas, están llenos de sabiduría, es muy gratificante recibirlos, calmar nuestras prisas, no cerrar os ojos a todo lo que la tormenta ha dejado intacto, nuestra vida, por ejemplo.

He estado unos días sin poder disponer ni de un minuto para visitar los blogs amigos y, ahora que dispongo de un ratito, eres tú la primera a quien quiero dedicarle mi tiempo. Estoy muy agradecida por todas las palabras de aliento que de tí he recibido y por tu generosidad para tratar de comprenderme -incluso cuando me deslizo por esos mundillos del surrealismo- gracias, de nuevo, y que te veas libre del calor veraniego, quiera Dios que esta tortura pase pronto.

Un abrazo de sincero afecto y amistad. Franziska

chusa dijo...

querida María Jesús, has trenzado uno de los poemas más hermosos de los que he leído, las tormentas que se desatan en esta ardiente primavera juntan la tierra con el cielo con furia para después disfrutar la calma...enhorabuena por haber dibujado en palabras tu bella inspiración poética, te abrazo fuerte 🍃

Trini Reina dijo...

La naturaleza compartiendo sus furias internas y externas.
Al igual que en la tormenta visualizamos elementos su grandeza; en el hombre enfurecido visualizamos o sufrimos las armas de su pequeñez...

Gracias por tu poesía

Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Las tormentas siempre nos harán sentir pequeños, indefensos y apenas nada.
Y hablo de tormenta en sus vertientes naturaleza y naturaleza humana.
El poema toca la dualidad que nos compone y nos eleva en el recuerdo de la chispa divina que poseemos.

Un abrazo querida María Jesús.

Marian dijo...

Si, María Jesús amiga.El Espíritu Santo vive y mora en nosotros.
Dulce huésped del alma.

Tenemos que invocarle más,y darlo a conocer.

¡Gracias por tu visita y tu presencia.!

Un fuerte abrazo.

Carmen Estany dijo...

Querida Mª Jesús.Muchas gracias por tu profundo y amable comentario.
Efectivamente,todos tenemos en nuestro interior estas dos fuerzas que luchan entre ellas para triunfar y adueñarse de nuestro ser ¿cual ganará? Por supuesto la que alimentemos mas.Si decidimos alimentar a la tormenta basta con no poner freno a la ira,la impulsividad,el mal carácter...para que vaya engordando y cogiendo fuerza. Si queremos ayudar y alimentar la calma, hay que orar, sufrir, callar y agradecer.Con estos ingredientes se pone vigorosa y fuerte.
La calma domina a la tormenta, ya que en "la pequeñez del hombre,habita la grandeza y sencillez de Dios".
Nuevamente te doy gracias por tus preciosos poemas y que hacen tanto bien
Un fuerte abrazo

Isa dijo...

Hola María Jesús. Has descrito muy bien en tus versos a las tormentas, que atormentan el paisaje, los campos, los huertos, animales y a las personas. A mí me dan pánico las tormentas con ruidos y relámpagos. Un gran poema autentico de tormenta y lo insignificante que es el mundo y nosotros ante ellas.
Abrazossssssssss

María Socorro Luis dijo...


Somos luz y tiniebla, calma y tempestad como parte de la naturaleza que sopmos, pero con sentimientos, con capacidad de distinguir y elegir entre el bien y el mal,
entre la paz y la guerra (interior y exterior), entre el amor y el odio...

Mil besos, poeta

Ceciely dijo...

Sensibilidad en tu quehacer literario, querida MªJesús.
Es en las tormentas cuando más apreciamos la fuerza de Dios, ahí realizamos lo pequeñitos que somos.
Hojas al viento, nada más. Esta dualidad, también, rige nuestras vidas y cuando la tormenta es emotiva, está en nosotros salir avanti o hundirnos.
Un fuerte abrazo y tengas un feliz verano.

Ana Mª Ferrin dijo...

Él era la calma

y la tormenta.

Llámalo magia si quieres...

Fanny Sinrima dijo...

Muy potentes tus versos; tanto como la tormenta que describes y que sirve de paralelismo a las tormentas emocionales de cualquier ser humano. Somos Naturaleza y en tus poemas integras esa dualidad.

Siempre es un placer leerte, tan sublime.

Un abrazo.

Lola dijo...

Hola amiga, las tormentas atmosféricas y las del alma se parecen, pero las primeras pasan antes que las segundas, de eso entiendo yo mucho, pero me he gustado mucho leerte después de tu tiempo desaparecida y de mi pereza que me deja sin ánimo para escribir.
Te mando mi cariño y te felicito por tu entrada estupenda. Un abrazo.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Somos, en el extenso sentido de la palabra, el Universo que se manifiesta...

Paz&Luz

Isaac

María Perlada dijo...

No hay tormenta en tu poema solo belleza y paz, así siempre me transmiten tus Palabras, mi querida amiga, gracias por compartir tanta belleza .

Un placer leerte y sentirte, mi querida amiga.

Que tengas una muy feliz semana y hayas disfrutado de tu viaje.

Besos enormes con cariño y admiración.

Magdeli Valdés dijo...

Pasadas las tormentas siempre viene la calma
yo espero que tú estés bien en todo
que lo que de la Tierra a veces nos atormenta no sea en eso en el correr o trajinar d eneustra vida...
cada queien avanza con sus dolores y que mejor sus alegrías
por ello desearte abricias y venturas en todo lo que vayas regalando por el camino
ted jo un gran abrazo!

maría del rosario Alessandrini dijo...

Todo forma parte de nuestra naturaleza, hermosas metáforas de tu pluma de oro, gracias María Jesús.
Abrazo

Poseidón dijo...

Gracias María Jesús, por compartir tan bellas palabras siempre.
feliz verano!
besos

Ángeles dijo...

Maravilloso tu poema Mª Jesús, la tormenta te ha hecho germinar hermosos sentimientos y es que todos nosotros formamos parte de un universo de amor. Estamos conectados a la naturaleza y vibramos con ella.
Me ha encantado esta metáfora...

porque en ti, pequeño hombre,
habita la grandeza
y la sencillez de Dios.

Mios felicitaciones por tanta belleza compartida. ¿Estás mejor Mª Jesús?
Desde el corazón mi cariño siempre.
Ángeles

http://azulgenia.blogspot.mx/ dijo...

Mente y corazón batallando
en busca del equilibrio entre:
la desconfianza y la fé,

Hemoso y reflexivo poema como a lo que nos tienes acostumbrados, esta ves nos hace pensar en todo lo que vamos acumulando por no saber dejar fluir los sentimientos a tiempo, d epronto nos convertimos en una tormenta que arrasa con todoa nuestro paso.

Gracias hermosa por dejarme pensando y ayudarme con tus poesías.

Besos.