martes, 30 de octubre de 2018

OTOÑO EN EL CAMINO...


 En mi pecho se acuna el tiempo,
 gigantes de la humildad
custodian el camino
y tocan el cielo.

Crepita el silencio en mis pasos,
 un desfile de sabios
recorren las horas
en murmullo y canto.

 En mi piel bandada de hojas,
pájaros del ocaso
escriben nostalgias
y hojean las rosas.

Niebla de lluvia en mi retina,
ángeles de la paciencia
limpian la entraña
y cuidan la herida.

 En la mente grises nubes,
soldados del otoño
detienen tormentas
y apuntalan  puentes.

Tornado de dudas en el corazón,
 monjes de la cumbre
despliegan certezas
de fe y oración.

 En mis manos flores blancas,
ojos cercanos, eternos...
acariciando noviembre
 y alentando el alma.


Imagen de Google.
Madrid 30-octubre-2018
M. Jesús Muñoz

33 comentarios:

maría del rosario Alessandrini dijo...

Que maravilloso otoño pintas con tus letras, acariciando su paso con alegría, felicitaciones querida María del Carmen.
Abrazo

Franziska dijo...

La verdad es que tu ascenso espiritual va in crescendo desde la primnera a la última estrofa de este nuevo poema. El alma desea liberarse, tienes dudas que la fe abate y en ese combate del corazón por liberarse de las ataduras, encuentra certezas, atesora momentos de fe y oración. La verdad yo lo encuentro de una finura espiritual de altos vuelos pero en ese levantar el vuelo, hay también modestia y sosiego.

Un abrazo.

Rafael dijo...

Es largo el camino del otoño, aunque contenga metáforas.
Un abrazo.

Ester dijo...

Versos elegantes, palabras dibujadas y ritmo trepidante. Que bien describes y escribes, Un abrazo con cariños

dijo...

Qué bonita oración en este poema de Otoño!!
Cuánto me gustaría acercarme sólo un pasito más a la fé que tú sientes,que te habita como canto de pájaro.
Eres una bendición,amiguca
Besucos

Alfa Fon-Amor dijo...

"En mis manos flores blancas,
ojos cercanos, eternos...
acariciando noviembre
y alentando el alma." ame esta estrofa,abrazos.

Juan L. Trujillo dijo...

En tu pecho se acuna el tiempo y se mecen las palabras al calor de la poesía y el sentimiento.
Poesía y otoño, un buen maridaje.
Besos.

Carmen Silza dijo...

Me encanta ese desfile de sabios, que metáfora más hermosa María Jesús.
Si amiga, ya ha llegado a muy pesar mio el otoño, ya sabes que soy de primavera, pero es necesaria toda estación, y el otoño aunque me duela, por el tema de la espalda,menos mal que he abusado este verano del Sol y playa, he absorbido mucha vitamina D, estoy que no me lo creo de bien...tocaré madera, jeje... el otoño tiene sus encantos, lo sé.
Un placer leer tu maestría.
Feliz día amiga.

Fanny Sinrima dijo...

Mª Jesús. tus poemas sí que alientan el alma quien los lee. Gracias por este regalo.

Un abrazo.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Flores blancas en tus manos y paz en tu corazón

Isaac

Maite Sánchez dijo...

Bellísimo, exquisito. Con un despliegue de imàgenes otoñales que es realmente una caricia para el alma.

Besos y rosas de mi otoño

Mª Socorro Luis dijo...


De nuevo aplausos, El otoño en tus dedos se hace luz, música y poema.

Abrazo, besos y versos.

Maite Lorenzo dijo...

Pasear el otoño de la mano de este poema es una auténtica maravilla.
Damos nuestros primeros pasos al mes de noviembre, agradecida y percibiendo como la tierra se viste de gala para comenzar a reponer fuerzas y a descansar... me gusta el otoño.
Besossssssss

Piruja dijo...

Hola Mª Jesús, describes en este precioso poema el paso del tiempo en nuestras vidas, como esos soldados detienen las tormentas y nos brindan puentes para ir sorteando el día a día.
Espero estés bien y todo siga estupendamente, que tengas un buen día.

Besos.

RECOMENZAR dijo...

Fascinante el arte de tu blog y las imágenes

Antoni G. Martínez dijo...

Esta entrada es muy mía, con tu permiso me la hago mía. Me identifica totalmente; el otoño es mi estación favorita y subiste este escrito el día de mi cumpleaños.
Hay mucho simbolismos que me fuerzan a empatizar, y que sea tan mío como tuyo.

Sobretodo el final, la última estrofa: "En mis manos flores blancas, ojos cerrados, eternos...". Es perfecta y llena de vida.

¡SALUDOS!

Rosana Marti dijo...

Un otoño precioso en tus letras que cubre de nostalgia y belleza esta estación que al fin llegó, para mi es mi favorita, es la que va más con mi forma de sentir, la que envuelve mi vida desde siempre, la más inspiradora. Has utilizado las metáforas que afloran en este lindo y respirable por poema. Un cálido abrazo con todo mi cariño amiga mía.

**kadannek** dijo...

Puede que suene repetitiva, pero me encanta la manera tan sensible y profunda con la que lo vives todo; los momentos, los recuerdos, la naturaleza, todo. Gran homenaje al Otoño, mi estación favorita y a la que ya extraño.
Gracias por dibujar imágenes sagradas en mi mente y corazón mientras te leo.

Adriana Alba dijo...

Bello paisaje otoñal, donde acaricias cada letra con el dorado y tibio sol de tu pluma.
Abrazos querida amiga.
Siempre es una alegría visitar tu espacio.

JAGL dijo...

Versos con un bello colorido e imaginación María; porque se observa un duende que entre esos paisajes y caminos Otoñales, vive y engrandece tu alma con sus mágicas letras de inspiración.
Gracias por tu visita poeta. Te envío mi abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Fascinante y mágico otoño, engrandecido en este poema.
Sin duda, la mente en calma y el corazón, abierto.

Abrazo, querida María Jesús.

RECOMENZAR dijo...

Tu forma de ver la vida y la libertad de tu mente
te hacen mas bella y profunda
GRACIAS

Magdeli Valdés dijo...

Esta estación abraza en sus ocres toda tu inspiración
descubre la belleza del paso del tiempo
imperceptible y verdadero , en esa búsqueda de lo mejor de cada uno
donde se rememora por igual lo elemental que alienta el corazón
a pesar de sus dejos de tristezas y dolores
después de todo siempre el camino d ela fe
nos hace renovar la mirada cada día.

Estés muy bien

abrazos.

Ángeles dijo...

Precioso,Mª Jesús, todo calidez y aroma de oro, bello otoño lleno de espiritualidad que eleva el alma al infinito. El otoño trae con él, la armonía con nosotros mismos, soltar lo viejo y caduco en brazos de crear nuevas esperanzas.

Mª Jesús, por favor, no sé que me ocurre con el blog de Juan Galeote, no me admite ningún comentario desde hace unos días, he visto que tú has hecho un comentario a su poema El viento, junto con Rafael, yo llevo tres poemas suyos que después de escribir el comentario, no me los admite, no sé si es que Juan me ha bloqueado por algo. Por favor ya que admite tus comentarios dile lo que me ocurre. Ni en el poema La rosa, El ciego, ni en el de hoy no me ha admitido el comentario, sí es que él lo ha puesto así para mis comentarios, no los hare más, pero necesito saber que he hecho mal, para este bloqueo. pregúntaselo por favor. Gracias.

Un abrazo con mi cariño.
Ángeles
Ángeles

Kasioles dijo...

Sentimientos plasmados en letras que llegan al corazón del lector.
Para mí el otoño me invita a la reflexión y a darme cuenta de lo efímera que es la vida.
Pero no hay más remedio que seguir caminando, no tardando resurgirá una nueva primavera llena de esperanza e ilusión.
Cariños.
kasioles

Julieta dijo...

Bonito poema para una estación esperada con deseo, después de un verano tan agotador.
Un abrazo.

Smareis dijo...

Belíssimo poema Maria. A imagem é encantadora. Gostei imenso de ler.
Um abraço, um sorriso e um excelente mês de novembro.
Precisei me ausentar devido viagem de urgência, mas estou de volta. Tem nova postagem.
Escrevinhados da Vida

Marina Fligueira dijo...

Precioso poema, como todos los que pasan por tu pluma, amiga.

En otro momento, paso
De nuevo. Un beso.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Una preciosidad que balancea los corazones sedientos de grandes meditaciones anaranjadas i ocres.


Besos.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Y que noviembre te acaricie a ti,

Paz

Isaac

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Mª Jesus!

Por aquí estoy de nuevo releyendo tu lindísimo poema que canta al otoño, a ese majestuoso colorido de los grandiosos soldados del otoño, como rezan tus sílabas.
Es vedad sin duda, que el otoño tiene su encanto, pero al mismo tiempo, por lo menos, a mí, me produce cierta tristeza, no sé explicarlo bien, mas mi alma no siente esa alegría de cuando llega la primavera.
Será por los años, nos ponemos más sensibles, se ve se nota que ya quedando menos tiempo, que el invierno de la vida golpea nuestro tronco nuestras ramas, y nos quedan pocas golosinas que saborear.

Todos tus versos son delicias para el alma, de la abertura de tu alma, sale un manantial de poesía que nos envuelve y nos abraza, nos da esa paz que encanta.
Ha sido un inmenso leerte, lo es siempre.
Te dejo mi abrazo largo y mi sana admiración siempre, poeta grande.
Ten un excelente fin de semana: junto a mi gratitud.

JAGL dijo...

Bueno María ya activé los comentarios y ya se le comuniqué a Ángeles. Gracias por avisarme, tuve que cerrarlos por un pelmazo anónimo, nada que ver con lo que piensa Ángeles, la aprecio mucho. Un abrazo a las dos.

Verónica Calvo dijo...

Qué preciosidad de poema!!!
Esos soldados del otoño, se instalan en mis adentros.

Abrazo, querida María Jesús.